El nuevo prototipo de la formación profesional en los centros asociados y campus de UDH: Desafíos de la educación virtual, forzados por la pandemia del COVID-19.

Las pretensiones actuales de los estándares de educación en el mundo, adicional a la creciente competitividad en las instituciones de educación superior en el país y la región, más el lastre que nos ha dejado esta pandemia del COVID-19, sumidos en la improvisación espontanea de una educación que se vio forzada a mutar, de modalidad presencial a modalidad virtual. En este marco de la improvisación obligatoria en lo que es educación superior, sin contar con las herramientas, capacitación y estructura organizacional adecuada, demanda que la Universidad de Defensa de Honduras (UDH) tome iniciativas para fortalecer la institución y mejorar la formación de profesionales altamente calificados que aporten al desarrollo, seguridad, defensa y la transformación del país, en los estándares que la nación necesita.

En el proceso enseñanza–aprendizaje de la Universidad de Defensa de Honduras, ha adoptado el modelo pedagógico constructivista, siendo este en el cual se considera el aprendizaje como parte de un proceso de construcción personal-colectiva, donde se adquieren nuevos conocimientos, aptitudes y vida, basados en los conocimientos previos, colaborando con los compañeros de clase y el docente, oponiéndose al aprendizaje receptivo-pasivo, el cual considera al estudiante como hojas en blanco, donde solo se debe de quitar o adjuntar conocimientos.

La presente atmósfera de la revolución de los conocimientos y masiva información accesible al público, las tecnologías de información y comunicación (TIC), la permutación en los mercados profesionales y el carácter integral de los sistemas, están transformando la sociedad. En adición a lo anterior, el impacto que el coronavirus ha ocasionado en la educación, primaria, secundaria y superior, causo severos cambios en el proceso enseñanza-aprendizaje. Acelerando mutaciones de la presencialidad a la virtualidad.


Esta brecha que día a día se acrecienta imperceptiblemente, nos sume en la necesidad de crear estrategias nuevas y sumamente innovadoras, para continuar llevando la oferta académica a los más necesitados económicamente. Los denominados MOOCs (Massive Open Online Course) son una modalidad de formación en línea, son plataformas de uso gratuito para impartir clases a un gran número de personas. Estas son parte de las herramientas que la UDH ha estado haciendo uso para continuar sus programas tanto para los pregrados como para los postgrados, y también semi presencial.


Principalmente que debido a la pandemia muchas de las personas que tenían un trabajo considerablemente estable súbitamente se volvió inestable, lo cual hace meditar en que estas personas, podrían tener planes de continuar sus estudios de nivel superior, sin contar por los momentos con los medios económicos y psicosociales como una alternativa viable.


La ética, orden, disciplina, la caridad, la paciencia, tolerancia, inclusión, la perseverancia, la generosidad, la responsabilidad, el sentido de justicia y una necesaria demanda de autenticidad han llevado a la Universidad de Defensa de Honduras, hacia la exploración persistentemente de conseguir el mayor bien posible, intrínsecamente de nuestras limitaciones, que, no obstante las poseamos, no deben aislar a este centro de estudios superiores de ese objetivo que es crear “buen” progreso de la más agraciada y magnánima que seamos competentes de imaginar y de ejecutar.


Los nuevos linderos de la educación a distancia, incluso el aparecimiento de la pandemia del COVID-19, exterioriza las tonalidades de un nuevo contexto universitario de los estudios no presenciales en nuestros centros de formación y capacitación militar. prácticas concretas de sus actores primordiales en los diferentes centros asociados y campus de la Universidad de Defensa de Honduras. Las situaciones caóticas deben de servir como un trampolín para aprovechar las oportunidades y esto es lo que han realizado estudiantes, docentes, personal administrativo, autoridades de este centro de estudios superiores; apilando nuevos fundamentos, características, experiencias del apoyo de las tecnologías, recursos y materiales educativos, imprimiendo calidad, evaluación continua. Sin dejar de largo, la vinculación con la sociedad y también la investigación científica, potenciando su capacidad de alcanzar e incorporar actores que sin este progreso habrían permanecido excluidos.


El problema que supuestamente es didáctico, puede estar fundado en la fisura generacional; lo que significa que los docentes no son nativos digitales como si lo son estudiantes, que nacieron en esta era de la tecnología digital y Tics, tecnologías de la Información y Comunicación. Los docentes no manejan apropiadamente las nuevas tecnologías digitales en el campo de la educación a distancia y esto genera una gran inseguridad, en el momento de planificar clases asincrónicas, o sincrónicas en tiempo real, como si eran súper eficientes en modalidad presencial.


Díaz Barriga y Hernández Rojas, 1998, explica que los estudiantes que optan por la modalidad a distancia deberían considerar que: “Las estrategias de aprendizaje son procedimientos (conjuntos de pasos, operaciones o habilidades) que un aprendiz emplea en forma consciente, controlada e intencional como instrumentos flexibles para aprender significativamente y solucionar problemas”. En algunos lugares esta revolución tecnológica digital, ha comenzado a hacer desaparecer los espacios físicos, de tiendas, escuelas, institutos de formación y capacitación, lugares públicos. Los patronos han experimentado economizar grandes recursos, con esta era digital, pues los empleados a través de Teletrabajo, desarrollan sus funciones en sus propios espacios prescindiendo de construir e invertir en proveer mantenimiento a esas estructuras físicas, incluso los empleados tratan de capacitarse en línea para obtener competencias que nadie tiene en su oficina.


Un sin número de profesionales se costean por sí mismo, la compra de su computadora, internet y cursos para formar competencias afines a su puesto. La electrónica continúa coexistiendo como la herramienta más estimada y obtenida en el mercado. La educación presencial nunca regresará igual, tomaremos más medidas de bioseguridad, aunque se anuncie que haya acabado la pandemia. Por lo tanto, la experiencia del e-learning será esencial para los diferentes centros de preparación formación asociados a la Universidad de Defensa de Honduras, para impartir sus diplomados, pregrados, postgrados y educación continua.


Así como el comercio electrónico ha usado de catapulta este tiempo de pandemia, este continuará creciendo estrepitosamente. Se puede apreciar el surgimiento de nuevas plataformas virtuales propiamente para educación y capacitación masiva, casi se puede vaticinar que acaban las “Fake News” debido a que se contara con suscripciones a sistemas de información más personalizados. ¿Qué tan afectados serán los viajes de negocios?, ¿Tendremos hogares diseñados para trabajar cómodamente desde ellos? Seguramente que todos querrán priorizar en cuanto que es lo mas conveniente para si mismo. Sin dejar de cuidar los datos personales, tornándose sumamente delicados para el mercado laboral, comercio y educación.


Como expresa Mark Kennedy, “Todos los grandes inventos tecnológicos creados por el hombre – el avión, el automóvil, el ordenador – dicen poco acerca de su inteligencia, pero dicen mucho de su pereza.” Pero paradójicamente Douglas Adams expresa “Estaremos realmente atrapados con la tecnología cuando todo lo que realmente queramos sean sólo cosas que funcionen.” Apropiadamente es lo que UDH quiere hacer, que la educación funcione. José Krutch manifiesta “La tecnología hizo posible las grandes poblaciones; ahora las grandes poblaciones hacen que la tecnología sea indispensable”.

También te puede interesar : Defensa de Trabajos de Investigación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: